1 jul. 2014

EL CORSO SE APODERA DE SPANHA

1 de julio de 2014
Cuaderno de Bitácora
Bergantín Camagüey

Necesitando aprovisionar de víveres y de agua, hemos recalado en una singular ensenada de aguas bermejas, cerrada sobre sí misma por escarpadas pendientes y sin atisbo de defensa. Tierras de un remoto reino llamado Spanha.
Aprovechando el conocimiento que tiene del lugar parte de la marinería, originaria de estas mismas tierras, decidimos desembarcar para procurar el avituallamiento necesario y al mismo tiempo conocer la situación del lugar y de sus gentes.
Las noticias que nos van llegando corroboran lo que se cuenta en puertos allende la mar océana y lo narrado por los viajeros de los barcos capturados.
El país  ha sido entregado al corso que se ha confabulado con el reyezuelo del país, formando una potente flota con la han saqueado y esquilmado hasta la última gota de sangre de sus vasallos.
Banqueros, grandes empresarios, financieros, partidos políticos enquistados, eclesiásticos, militares y un sinnúmero de sátrapas añadidos se burlan de los ciudadanos a los que obligan a pagar las pocas pertenencias que poseen después de habérselas sustraido y expropiado, dejándolos en un estado de lamentable miseria o de pura subsistencia en el mejor de los casos.
Nuestros hombres regresan realmente abatidos tras contactar con sus familiares y amigos, relatando el horrendo calvario por el que están discurriendo las vidas de los suyos que, pese a sus intentos de rebelarse, son fuertemente reprimidos cada vez que se vislumbra un atisbo de oposición que amenace subvertir el estado de las cosas.
Cuentan como el Corso dispone, gracias a los gobiernos amañados, del apoyo y colaboración de jueces y policía, iglesia y ejército (siempre de la mano a lo largo de la historia);  todo aquello que signifique poder (económico, financiero, político o militar) participa de los beneficios, imperturbables ante la extenuación de la tierra y sus habitantes envejecidos que ya no producen ni a base de latigazos.
La consecuencia de esta competencia desleal del Corso es que los honrados bucaneros que surcamos mares y océanos exponiendo nuestras vidas a la fortuna, arrostramos cada vez mayores riesgos a cambio de parcas recompensas. Aún así hay algo que ellos nunca tendrán y jamás nos arrebatarán: LA LIBERTAD.


Capitán Maracaibo
Ensenada de Llumeres








No hay comentarios:

Publicar un comentario